La boda de Cristina y Miguel
Bodas reales

La boda de Cristina y Miguel

Cristina y Miguel. Una abogada y un psicólogo. Pamplonicas de nacimiento (y de corazón). Todo empezó en Pamplona pero acabó forjándose en Londres, la ciudad favorita de Cristina y actual residencia de la pareja. Sin embargo, la boda se celebró en Francia. Más concretamente en Urrugne, un bonito pueblo del País Vasco Francés, que se iba a convertir en testigo de sus planes y sus sueños. De esos que acaban haciéndose realidad. “Nos encanta la zona de Iparralde y siempre que podemos nos escapamos a San Juan de Luz. Siempre bromeábamos con que pasaríamos nuestra noche de bodas en el Grand Hotel de San Juan de Luz y la broma terminó haciéndose realidad”, cuenta Cristina.

La pareja vivía ya en Londres cuando comenzaron todos los preparativos de la boda, por ello tuvieron que organizarla a distancia. “Los tres últimos meses fueron un poco estresantes debido a problemas de última hora (nuestro sacerdote no pudo oficiar la ceremonia y tuvimos que buscar un reemplazo a 1-2 meses de la boda)”.

La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel

El hecho de casarse en Francia tampoco agilizó ni facilitó las cosas. Nadie dijo que fuera fácil pero Cristina recuerda con cariño que “volveríamos a meternos en el mismo lío otra vez”. Visitaron el pueblo de Urrugne y su iglesia para ver qué les transmitía y… ¡Magia! “Cuando entramos a la iglesia nos quedamos sin palabras. Aún recuerdo que se me puso el vello de punta. En ese mismo momento decidimos que nos casaríamos en esa iglesia”, explica la novia.

El vestido de novia de Cristina: Romántico y con un toque barroco

La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel
La boda de Cristina y Miguel

La elección del vestido de novia sacó ese lado indeciso que Cristina desconocía. Sin embargo, la novia llevaba una idea más o menos formada de lo que quería. “Me enamoré de una falda de organza de Beba’s Closet. Además, Belen Barbero, diseñadora y directora creativa de la firma, me transmitió un montón de paz y tranquilidad (lo que más necesitaba en ese momento). A pesar de que el estilo y la tela de la falda estaban elegidas, di mil vueltas hasta crear el vestido final”.

Cristina buscaba un vestido divertido, algo que le identificara. Lunares, volantes, lazos… No buscaba nada básico sino algo que definiese su estilo barroco. “Quería que el vestido fuera un poco vaporoso y romántico, me pegaba con Machoenia, la zona, primavera… La falda y la espalda fueron los imprescindibles y el resto del vestido se acopló un poco a lo que esas dos piezas exigían. El detalle final de los puños se me ocurrió en el último momento y me encantó el resultado”.

En cuanto a los zapatos, Cristina buscaba comodidad ante todo. “Cuando vi las sandalias en Bimba & Lola me encantaron porque, además de cómodas, tenían un toque divertido con la purpurina”. El peinado, más de lo mismo. Natural y no muy elaborado, la opción perfecta para Cristina. El lazo negro en el pelo fue un guiño a su propio estilo. “Fui en Londres a una tienda de dos pisos que solo vendía cintas de seda y otros materiales. Allí compré la cinta negra y una rosa de terciopelo que se terminó utilizando para el ramo de novia y la cesta de los anillos y arras”.

Una mesa en forma de T, flores románticas y luces de verbena

La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel

Para la decoración de la boda, Cristina y Miguel se fiaron 100% de Izaskun de Flowers & Co. Una gran mesa en forma de T presidía el comedor, coronada con una elegante guirnalda de flores en medio. “Queríamos compartir tanto con nuestra familia en los lados como con nuestros amigos de frente”, explica la novia. Las flores románticas estilo peonías y las luces tipo verbena terminaron de aportar ese toque cálido y acogedor.

La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y MiguelLa boda de Cristina y Miguel

La decoración de las hojas que caen de las vigas sobre la zona presidencial fue una idea de Izaskun, así como las velas en el camino de la iglesia, una sorpresa que se encontraron los novios nada más llegar.

Momentos especiales pasados por una dulce lluvia

Cristina tenía el miedo de toda novia: la lluvia. “Las primeras horas de la mañana tuvieron un extra de nerviosismo porque si bien llevaban 15 días pronosticando lluvia no me lo quise terminar de creer hasta que lo vi con mis propios ojos. Llovió desde la mañana hasta la noche pero finalmente no fue para nada un problema. De hecho, tuvo bastantes puntos positivos como que los invitados no se desperdigaron por los jardines para fumar y charlar en grupos”, cuenta Cristina. Se creó, entonces, un ambiente muy acogedor en el que todos los invitados se mezclaron.

La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel La boda de Cristina y Miguel

¿El momento más importante de la boda? La ceremonia. Los novios prepararon y personalizaron frase a frase toda la ceremonia con el sacerdote. Además, Cristina recuerda con cariño el discurso de su hermano tras la comida. Algo totalmente inesperado para ella y que la hizo emocionarse mucho.

“Los momentos más emocionantes fueron el camino hacia el altar (fue el único instante de la boda en el que me puse muy nerviosa), cuando recordamos a mi abuela que había fallecido unos pocos meses antes durante la ceremonia (fue una sorpresa de Miguel, no me lo esperaba), la canción final de la ceremonia (Salve Regina, que tiene un significado especial para nosotros) y el discurso de mi hermano”.

Después, la fiesta. El momento más divertido. “Al haber un monton de gente joven fue divertidisimo. ¡No paramos de bailar en ningun momento! El photocall (kiribox) y el food truck con crepes (Petite Georgette) fueron un éxito durante esas horas también”, recuerdan con cariño.

Elecciones musicales de la boda de Cristina y Miguel

Ceremonia
Canción de entrada: La Réjouissance de Haendel

Banquete
Canción de entrada: You & I de Crystal Fighters.

Primer baile: Love me tender de Elvis Presley (versión con Russian Red). Era nuestra canción y qué mejor momento que ese para inmortalizarla.

La boda de Cristina y Miguel

Fotografías: Forester Fotógrafos | Vestido de novia: Beba’s Closet | Zapatos: Bimba & Lola | Iglesia: Urrugne | Finca: Machoenia | Flores: Flowers & Co