La Lectora
Ideas bonitas

La Lectora, un relato de Laura Escribano

Una mujer soñadora, que se busca a sí misma. Es un símbolo. Una musa. Una inspiración. La lectura es su vía de escape para realizar su particular búsqueda artística. Así es La Lectora. Una mujer imaginativa que bucea entre libros para reencontrarse con su carácter. Con su esencia.

Ella no está sola. Su refugio es el entorno de un edificio antiguo de Madrid. Allí, La Lectora se siente acompañada de la arquitectura y la luz mientras devora las obras literarias que más le cautivan.

La Lectora La Lectora

“Del mismo modo que el escritor le otorga a sus personajes una serie de cualidades, debilidades y fortalezas, La Lectora los encarna convirtiéndose en una mujer curiosa, soñadora y sublime. La lectura que realiza hace de medio para transportarla a ese estado de ánimo concreto de inocencia y felicidad, de quien se enfrenta a una nueva etapa con ilusión y confianza”, explican la modista Laura Escribano y Aleks Kawalec, directora artística y fotógrafa de esta editorial.

La capelina, un proceso de recuperación

La capelina Kheper, la pieza que luce La Lectora, esconde una historia fascinante. Llegó a manos de Laura en forma de vestido de novia de 1920. “El vestido original me lo hizo llegar la nieta de la protagonista en unas condiciones lamentables”, cuenta la modista. Su único deseo era encontrar a alguien que supiera apreciar el encaje tan dañado que quedaba de aquel vestido de su abuela.

Con el vestido ya en sus manos, la modista comenzó a analizar cómo podía salvar aquella pieza tan especial. “La prenda original presentaba óxido producido por una excesiva sudoración y una mala limpieza y conservación. Por este motivo, comenzamos por observar las partes sanas del traje”, explica.

La Lectora La Lectora

Finalmente, el proceso de recuperación y construcción se realizó a través de modelado sobre maniquí y patronaje en mesa. “El volante se corrigió en forma y caída, adaptándolo a un nuevo canesú entallado a la zona de los hombros realizado a partir del encaje situado en la cadera. El cuello y botones proceden de una brocanterie francesa con la que suelo trabajar mucho, datan de finales del siglo XIX”.

La Lectora
La Lectora

La magia consiste en eso. En dotar de nueva vida piezas que encierran historias magníficas. Una nueva oportunidad en forma de diseño vanguardista, moderno y muy actual. Tanto es así que la nieta, al ver la nueva pieza, “me envió un hermoso email que, por carácter personal no pude compartir, pero me impresionaron mucho sus palabras sobre nuestro trabajo”, cuenta Laura.

Los escarabajos como símbolo

La Lectora
La Lectora
La Lectora
La Lectora

El conocimiento artístico, cultural e histórico de Laura Escribano no conoce límites. Por eso, es sencillo para ella viajar en el tiempo e inspirarse en épocas remotas y desconocidas para muchos. “Me inspiró rápidamente el período del encaje (Art Decó). Un movimiento que se desarrolla en la década de 1920. Un período del arte, arquitectura y artes decorativas que se desarrolla alrededor de un acontecimiento muy importante: El descubrimiento de la tumba de Tutankamón en 1922”, cuenta la modista.

Egipto se convierte en la cuna de inspiración de este período. En él comienzan a confluir los dorados, las formas geométricas y los materiales opulentos. “He querido hacer un paralelismo entre la fecha del encaje y el movimiento que lo envolvió”, explica Laura.

La Lectora
La Lectora

La capelina Kheper de Laura Escribano no lleva este nombre por casualidad. Se trata de un homenaje al escarabajo egipcio que tiene un doble significado. “Con las alas recogidas es símbolo del discípulo que se va purificando, mientras que con las alas desplegadas representa el logro, la victoria, la iniciación en sí misma”.

Los libros favoritos de La Lectora

Una mujer que encierra una historia en sí misma. La Lectora busca su propia esencia a través de la lectura de sus novelas favoritas. Cada una le inspira y le alimenta de manera diferente. Laura Escribano y Aleks Kawalec nos cuentan sus obras favoritas:

– Novelas de las hermanas Brontë, escritoras y poetas que ocultaban sus obras bajo seudónimos masculinos.

– Obras de Jane Austen como Sentido y sensibilidad o Northanger Abbey, cuya protagonista disfruta leyendo novelas góticas y ve su vida como si ella fuera una de esas heroínas.

– El ensayo Una habitación propia de Virginia Woolf le despierta gran interés por explorar a la mujer a través de escritoras como personajes de ficción, en un espacio de gran tradición literaria dominada por hombres.

– Karen Blixen, bajo el nombre Isak Dinesen, con sus novelas como Memorias de África y cuentos. Esta escritora danesa le descubre mundos lejanos y despierta su faceta aventurera y atrevida.

La Lectora

Fotografía y vídeo: Aleks Kawalec / Vestidos: Laura Escribano / Joyas: Acus Complementos / Muah: Cristina Lobato / Modelo: Mercedes Pont

1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *